9 mecanismos de defensa complicados que están arruinando la comunicación en su relación

9 mecanismos de defensa complicados que están arruinando la comunicación en su relación

Sebastián Pichler


Si alguna vez has estado en una discusión en aumento, siempre notarás cómo se convierte en un 'metaargumento' sobre cosas no relacionadas que no son realmente el punto.El diálogo se aleja cada vez más de lo principal, hasta que ambos gritan y lanzan electrodomésticos al techo. Los argumentos, en retrospectiva, a menudo parecen vergonzosos, llenos de vergüenza, arrepentimiento y escombros como un páramo radiactivo irreversible.

Cuando surge un conflicto, todo parece estar en juego: su valor, su verdad, su trabajo, su propia vida. Entonces, comprensiblemente, recurrimos a mecanismos de autoconservación para arañar y arañar nuestras propias vidas. Aquí hay algunos mecanismos de defensa que nos atascan y cómo podemos desatascarnos.

1) Racionalización.Justificar su comportamiento con un razonamiento ilógico, es decir, con excusas.

Esta es la defensa más fácil, porque con suficiente volumen y flexibilidad, casi funciona. Es un jujitsu mental justificar su posición agarrándose a pajitas tangenciales. Has escuchado racionalizaciones condicionales como, 'Si te hubieras disculpado / lo hubieras dicho antes / me hubieras avisado, entonces lo habría hecho', lo que mueve arbitrariamente el poste de la portería a un umbral inalcanzable. O has escuchado el Uvas agrias racionalización: 'No habría funcionado de todos modos / no escuchas de todos modos / él (o ella) era un cerdo de todos modos'. A veces, las excusas son realmente válidas y merecen ser escuchadas, pero la racionalización nos engaña haciéndonos pensar que hemos descubierto el problema real, cuando realmente lo está enterrando. La única forma de atravesar este es rechazar todas las excusas y responsabilizarse por las razones reales.

2) Proyectar.Presumir de los demás lo que realmente tienes en ti mismo.

C.S. Lewis lo dijo mejor:'Y cuanto más lo tenemos nosotros mismos, más nos disgusta en los demás'.Entre los consejeros, he escuchado que esto se llama 'vómitos en proyectil'. Con tanta facilidad encadenamos a los demás con la misma falta que tenemos en nosotros mismos. A menudo es porque leemos a otros con el único marco que conocemos; p.ej. si eres perezoso, pronto verás pereza en los demás. O estamos compensando indirectamente nuestros propios defectos magnificando los defectos de otra persona. He visto que esto sucede de una manera casi cómica cuando alguien aprende algunos trucos de psicología y de repente se convierte en un pseudo-mentalista-Sherlock. Descubrí que somos más ciegos a la proyección, ya que surge principalmente de nuestros propios esquemas sobre el mundo. Pero proyectandocasi siempre dice más de ti que de la otra persona. La forma de hacerlo es preguntarse a sí mismo: “¿Es esto su material? O es esomi¿cosas? ¿Su trabajo? Omi¿trabajo?'


3) Desplazamiento de la culpa.Atribuir la responsabilidad a todos y a todo lo demás.

'Me hiciste hacerlo. Llegué tarde por el tráfico, ellos llegaron tarde porque son groseros. Si no fuera por mi familia / esta ciudad / mi jefe, entonces ... 'También se llamapatear al perroopasando la pelota, cuando sigues señalando con el dedo hacia arriba y hacia abajo en la jerarquía. Así es como la política sale mal; así es como se forman los campos hostiles y dicotómicos. Puede superponerse condesplazamiento,cuando tus emociones sobre una cosa se apoderan de otra persona. Y una especie de culpa inversa podría serautovictimización,que explota la empatía de los demás para permitir nuestros comportamientos destructivos.

Por supuesto, es cierto que, por lo general, hay suficiente culpa para todos y, a veces, realmente no pediste el dolor que recibiste (lo que puede llevar aautoculparsepor cosas fuera de su control). Pero todos estamos tentados a caer en ciclos de culpa que obstaculizan nuestro crecimiento. Culpar es fácil; la responsabilidad es dolorosa.Propiedad de nuestra partees la única manera de examinar dónde nos equivocamos y de hacer un cambio real a partir de una imagen precisa de esa realidad.


4) Disminución / Minimización.Despreciar, agitar la mano o burla reductiva.

'No es tan grande de un acuerdo.' La falta de empatía siempre conduce a un asfixiante desprecio por la situación de otra persona. Esta cruel negligencia ha llevado a una especie de secreto ciego en las redes sociales. Nos alejamos de las cosas que no nos afectan personalmente. La empatía requiere entrar en el espacio mental de otro, tratar sus heridas con seriedad, tratar la situación como si te estuviera pasando a ti.

no puedo perderte citas

5) Desviación.Desviar la atención, generalmente para evitar la autoconciencia.

'¿Bien, que hay de ti?' o '¡Así es como me he estado sintiendo!' Dado que es difícil confrontar la verdad sobre nosotros mismos, rápidamente recurrimos a sostener un espejo en la otra persona para desviar el problema hacia ellos. También puede superponerse connegaciónosupresión.


Ideas para el día del autocuidado

Esto no solo evita el problema original, sino que siempre es un momento ridículamente malo y obvio para molestar a la otra persona cuando el problema que surgió fue el tuyo. La desviación también usa analogías falsas, en las que hacemos comparaciones (generalmente por un hombre de paja) para ganar un punto, que tiene poca relevancia para el asunto actual. Afortunadamente, las desviaciones son fáciles de señalar y eliminar. De todos los mecanismos de defensa, no son más que moscas de la fruta. No te dejes atrapar por ellos. Y usa el espejo contigo mismo.

6) Juicio de valor / Moralización.Medir el valor inherente de una persona como inferior, especialmente cuando sus preferencias o personalidades son diferentes a las tuyas.

Tu forma de pensar no es como son las cosas. ¿Puedo decir eso de nuevo?Tu forma de pensar esno Como las cosas son.Es simplemente cómo piensas. Tu personalidad y preferencias no son el barómetro por el que gira el mundo. Lucho más con este; Siempre tengo la tentación de moldear a alguien a mi propia imagen. Incluso cuando existen estándares saludables que cumplir, se convierte en un problema cuando calificamos el valor de alguien en función de lo bien que lo haya alcanzado. ¡Y sorpresa! Racionalizamos o echamos la culpa o desviamos cuando nosotros mismos no medimos según nuestros propios estándares. Entender verdaderamente a otra persona requiere conocer eltoda la historia,y no solo una pequeña porción de su vida.

7) Iluminación / manipulación de gas.Cambiando constantemente un estándar con postes de gol arbitrarios, para mantener a alguien en duda.

Este término se hizo famoso por la obra de teatro convertida en película de 1938 Luz de gas ,en el que el personaje principal es manipulado para dudar de su propia memoria y percepción hasta que se vuelve loca (el abusador sigue jugando con las luces de gas y diciéndole que las luces no han cambiado). Brené Brown da un gran ejemplo, cuando un encendedor de gas dice: 'No sabía que eras tan sensible', para hacerte cuestionar si estás realmente herido o simplemente eres un 'llorón'.

Lo contrario también es cierto: puedes decir fácilmente que todo lo que te ofende, lo que mantiene a la gente al borde de lo que dicen a tu alrededor. El gaslighting puede ser realmente difícil de detectar, ya que cambia constantemente según los caprichos del manipulador. Evito los encendedores de gas a toda costa, pero más que eso, trato de contenerme cuando estoy tentado a salirse con la mía.


8) Ira persuasiva / amenaza imponente.Usar la intimidación para obtener ganancias.

En el modelo de negociación de la ira y la depresión , a menudo intimidamos a otros para lograr nuestros objetivos, a fin de evitar la impotencia y la depresión. Se trata de un arma de doble filo: no solo dañamos a los demás con nuestra ira, sino que estamos constantemente caminando de puntillas al borde de la depresión cuando no obtenemos resultados. Tanto nuestros métodos como nuestras motivaciones deben cambiar para no quedar atrapados en un ciclo de rabia y desesperación.

9) Mantenimiento de puntajes.Llevar un recuento mental de los errores y aciertos percibidos para establecer una base moral más elevada.

Nadie gana en llevar el marcador, ni el anotador ni los que nos endeudamos. Este es probablemente el problema número uno que he visto en matrimonios, negocios, compañeros de cuarto e instituciones. Hay una búsqueda continua del pasado, tanto las pequeñas como las grandes cosas que afirmamos haber perdonado, para cerrar el diálogo manteniéndonos en la delantera. Construimos un “ancla histórica” para todas las ofensas pasadas hasta que el barco da vueltas en círculos. Es por eso que siempre rodeamos el mismo drenaje de los mismos argumentos. Puedes escucharlo en un lenguaje inequívoco, esos calificativos condicionales extremos como '¡Tú siempre' y 'Tú nunca ...!' Si bien el pasado ciertamente tiene peso en el presente, no ayuda a nadie si se usa de manera improductiva o como un 'atrapo'.

Cada día, en la medida de lo posible, el marcador debe restablecerse a un terreno justo, si hay esperanza de movimiento e impulso. No tenemos que olvidar lo que pasó, pero se puede forjar para algo mejor.