Cuando se dio cuenta de que amarla significaba dejarla ir

Cuando se dio cuenta de que amarla significaba dejarla ir

Noah Kalina


Recuerda el momento exacto en que se enamoró de ella. Ella era el centro de atención en una fiesta y él solo tenía que conocerla. Y cuando se acercó, vio la belleza que estaba en lo más profundo de su alma irradiando como un rayo de luz innegable. Ella era físicamente atractiva, sí, pero era su propio ser lo que la hacía cautivadora. Y, a todos los efectos, estaba cautivado por ella.

Cuando finalmente la consiguió a solas, supo la razón exacta por la que necesitaba conocerla. Ella estaba aquí para salvarlo de todas las dudas de que lo había estado agarrando durante el último año. Había pasado por el infierno y había vuelto y ella sería la que lo sacaría de las profundidades de su desolación. Recuerda todo sobre esa noche. La forma en que olía a flores. La forma en que las yemas de sus dedos zumbaban cuando sus manos se tocaban accidentalmente. Y ese primer beso, la dulzura que le hizo la boca agua. Nunca más podría replicar esos sentimientos con otra persona.

Pero como todos los cuentos de hadas, poco a poco, las cosas empezaron a desmoronarse. No su amor por ella, no, porque eso no iba a ninguna parte, pero sus sentimientos de sersuficiente.Sus sentimientos de poder estar allí cuando ella lo necesitaba. En la forma en que ella lo miraba a veces, veía que faltaba algo. Algo que nunca pudo identificar. Se preguntó si solo la estaba impidiendo ser quién y dónde necesitaba estar.

Eso no fue lo único. Su hermosa y delicada flor tenía un dolor oscuro y profundo del que ella no quería hablarle. Estaba tan oscuro que incluso cuando él iba allí, ella estallaba en ataques de rabia. Rabia que lo asustaría. Rabia que lo haría cuestionar qué son exactamente esas cartas que ella tiene tan cerca de su pecho. Quería saber, pero también estaba demasiado nervioso por ese conocimiento al mismo tiempo.


quiero ser como mi mama

Lenta pero segura, comenzó a perder el control sobre ella. Ella comenzó a retirarse durante días. A menudo la encontraba sola en su cama y se preguntaba qué había hecho que usara sus mantas como escudo. Se preguntó acerca de la cita de larga data que tenía una vez a la semana a las 4 pm los jueves. Siempre se preguntó pero nunca preguntó. Tenía fe en que ella se abriría a él a tiempo y todo tendría sentido.

Y él estaría ahí para ella.Siempre.Porque en esos momentos en los que ella se sentía más débil, él estaba allí para tomar su mano. Él era su luz guía en su oscuridad sin fin. Aunque no sabía lo que estaba pasando, no le importaba. Todo lo que sabía era que la amaba. La amaba a pesar de que ella lo rechazó. La amaba a pesar de todas las veces que ella estallaba de ira y lo acusaba de cosas que nunca hizo. La amaba porque sabía en su corazón que tenía que amarla.


Se estaba volviendo más difícil. Todos los días un nuevo número. Todos los días algo estaba haciendo mal. Todos los días solo quería que volviera la chica que conoció en la fiesta. La chica que estaba despreocupada. La chica que no se sentía atada a él. La chica que solo quería ver mundo. La chica que siempre fue feliz y nunca se preocupó. Solo quería saber qué había cambiado. Lo que le había hecho. Aunque lógicamente sabía que no era él.

No sabe exactamente cuándo encendió el fósforo y lo acercó a la gasolina que ya estaba en toda su relación. Conoció a otra persona que le hizo olvidar los problemas que le estaban librando una guerra internamente. No recuerda cuando esa nueva mujer le susurró cosas dulces al oído y le hizo sentir esas mariposas de nuevo. Tampoco recuerda cuándo cruzó la línea.


Recuerda estar parado fuera de la casa, preguntándose cómo iba a decirle que había cometido un error. O cómo decirle que ya no era feliz. Sin embargo, recuerda haberle dicho a ella que se iba. Recuerda haber visto en su rostro que su corazón se estaba rompiendo justo en frente de él. Había tomado la decisión de que esto ya no era para él. Y no lo hizo malo, lo hizo humano. Había soportado los secretos, el dolor y la depresión durante demasiado tiempo.

Y mucha gente lo culpó por la espiral descendente en la que se encontraba después de eso. Pensaron que era por lo que él le había hecho lo que la hacía odiarse tanto a sí misma, pero no fue así. Porque tenía todos esos problemas cuando la conoció. Tenía todos sus secretos y todo su bagaje emocional que guardaba en una parte de su cerebro que planeaba no desempacar nunca.

Quizás no era lo suficientemente fuerte. Quizás él no era lo que ella necesitaba. Tal vez necesitaba dejarla ir porque necesitaba encontrarse a sí misma. No cambió el amor. El amor que siempre iba a sentir por ella. El amor que aún ahora siente en sus horas más solitarias, preguntándose si cometió un error. Pero no lo hizo. Y cuando la vio de nuevo, en una sola oportunidad en una calle al azar, y hablaron, lo vio. Vio que le había hecho un favor.

Y eso fue suficiente para que él supiera que incluso cuando amas a alguien, a veces tienes que dejarlo ir. No importa cuánto duela. No importa cuánto quisiera luchar contra eso. Hizo lo mejor por ambos. Y esa era la forma en que su cuento de hadas debía terminar.